EL MISTERIO SE BUSCA LA VIDA PARA MANIFESTARSE A TRAVÉS DE LA CONSCIENCIA

Riesgos y beneficios del viaje hacia lo desconocido

EL CIELO Y EL INFIERNO ESCONDIDO DETRÁS DE LA CONSCIENCIA

“Tener conciencia” es una tragedia, pero “ser consciente” es una bendición

“Tener consciencia” supone que podemos darnos cuenta de muchas cosas duras y muy desagradables, como por ejemplo, el dolor, la enfermedad o que vamos a morir; poder ir al pasado o el futuro la consciencia nos garantiza todo tipo de psicopatologías. Al “tener consciencia” podemos evadirnos de la posibilidad de ser conscientes y caer así en un profundo sueño y desconexión ante la vida. Dormir ante la belleza de la existencia es un subproducto de la comodidad que nos ofrece la inconsciencia.

Pero “ser conscientes” supone adquirir una objetividad y una desidentificación con las cosas, las personas y las circunstancias,  que nos posibilita darnos cuenta que más allá de lo que parece desagradable se esconde la oportunidad de contemplar todo lo que existe y comprenderlo. La gracia de ver la preciosidad de la creación desde la dualidad, aunque sea por un instante, es suficiente regalo para justificar todo riesgo de caer en el infierno de la inconsciencia. Ser conscientes de la vida, la libertad, el amor, el fluir natural de la existencia y Llegar a comprender incluso, que hay cosas incomprensibles y misteriosas; sorprendernos y maravillarnos ante lo indescriptible es el camino de seres humanos cuya vida se torna inexplicable.

Profundizaremos en los seminarios, talleres y retiros de Escuela Consciente® en este concepto: la sanación a través de la inocencia consciente. La inconsciencia, la consciencia y de la consciencia, y la no-consciencia como proceso evolutivo del misterio en el plano humano y material.

“Todavía hay tiempo y oportunidad para la sorpresa”

Alverto Varela

(Creador del innovador enfoque de Escuela Consciente® y del desafiante Juego de la Comprensión®)

Puedes contactar con nuestro representante en países de América, Europa, Medio Oriente, África y Australia escribiendo a Liana Silvey, coordinadora internacional.

info@escuelaconsciente.org